Sorry: There is no translation for this text

Algunas herramientas para prevenir el bullying

5 características de los buenos límites

Extracto de “listas para padres Qué hacer y qué no”, capítulo TÉCNICAS DE NEGOCIACIÓN, pp.78-79. Jane Bluestein, 2011, editorial LUMEN, Argentina. Trabajo realizado por Jenny Soto, Escuela para Padres, Colegio Alemán Nicaragüense.

· CLARIDAD: Los límites deben ser claros, específicos y comunicados en forma explícita. Funcionan mejor cuando usted tiene la atención de su hija, cuando ella comprende lo que usted le pide, cuando la consecuencia positiva de su cooperación es clara y cuando ciertos requisitos, condiciones o factores de tiempo son especificados. Por ejemplo, “Te leeré el próximo capítulo del libro, siempre y cuando tengas puesto tu pijama y los dientes limpios”, o “Tan pronto como la aguja pequeña del reloj esté en el número 6”.

· BENEFICIOS MUTUOS: Los límites deben respetar y considerar las necesidades de todos los involucrados. Los límites tratan de crear maneras para que tanto usted como su hija obtengan lo que quieren. Por ejemplo: “Voy a llevarte al supermercado, tan pronto como termines tu tarea”, o “Me gustaría saber qué hiciste el día de hoy, pero te escucharé con atención en quince minutos”.

· PREVISIBILIDAD: Los límites funcionan para evitar problemas y son, por lo general, expresados antes de que el problema ocurra o antes de que se prolongue (o empeore).

Por ejemplo: “Puedes usar mi estéreo si demuestras que sabes usarlo correctamente (o reponer el CD que arruinaste)”. “Cuando vayamos al supermercado, puedes elegir una clase de cereal (o una barra de cereal)”.

· POSITIVOS: Los límites más efectivos, por lo general, se focalizan en los resultados positivos de la cooperación. Además, son expresados positivamente, como promesas en lugar de amenazas”) o simplemente como información (con el aditamento de que el resultado positivo está disponible, hasta cierto tiempo o bajo ciertas condiciones). Por ejemplo: “Si colocas tu ropa en el cesto para el sábado a las nueve de la mañana, la lavaré”, o “La cocina cierra a las 8”.

· COHERENCIA: Coherencia para hacer que una consecuencia positiva ocurra sólo cuando su hijo haga lo que le pidió, pues eso es lo que prueba que usted cumple con lo que dice. Esa actitud incrementa las posibilidades de que su hijo la tome seriamente cuando le pida algo y mejora las posibilidades de que coopere (si es realmente la única manera en que puede obtener lo que desea).*

*Los límites permiten ser coherente, sin llegar a enojarse. Tener continuidad y coherencia funciona de maravilla, pero se requieren paciencia, fe, consistencia y coraje.